EN UN MUNDO VACÍO.

Has sido y eres… -permítanme que me guarde el futuro para mí; hablaré de él cuando se haya transformado en presente-, el sino como tal nunca me ha gustado, me provoca incertidumbre. Confieso que en ciertas ocasiones he podido tener la curiosidad de saber, de averiguar qué me pueden estar aguardando los años que aún estan por vivir, pero desde un tiempo para acá he ido perdiendo el anhelo por saberlo.

            Miro  a través de la ventana y un rayo de sol ilumina mi cara, es el mismo de siempre, el que me da los buenos días todas las mañanas. La cama divide en dos la pared derecha según se entra por la puerta de la habitación. A un lado hay una mesita con una pequeña lámpara y al otro, junto a la ventana por la que todos los días me asomo,  un espejo de pie que hice que quitaran hace unas semanas. No quiero volver ver a esa señora que me miraba de arriba abajo sin saber quién era; no me gustaba. Se acercaba y me echaba su aliento, pegaba sus manos sobre las mías y sus ojos, aquellos ojos… eran los que más miedo me daban. No dejaban de observarme; me perseguían fuera donde fuera. Solo cuando salía al patio me deshacía de su obligada compañía, pero al regresar al cuarto ¡allí estaba! esperándome; se paraba frente a mí y sin decir nada era capaz de crearme una angustia que jamás antes había sentido  -al menos que yo recuerde.

            Porque tengo días y en esos días momentos y en esos momentos minutos y en esos minutos… nada; no tengo nada. Todo desaparece, cambia para transformarse en lo de siempre, porque si no fuese así mi realidad sería insoportable. Una realidad que cubre mi cuerpo  con ropa diferente cada día para enseñarme que comienza uno nuevo; que el lunes y el martes son pasado y que si llevo puesto el vestido de flores que tanto me gusta es porque es miércoles:¡adoro los miércoles!

            Vestida de primavera estoy feliz porque eso quiere decir  que tengo visita: Amalia.  Se me antoja que hoy se llame Amalia aunque ella se empeñe en decirme que su nombre es Soledad. Me dice: «Me llamo Soledad; mamá… Soledad». Pero es que Soledad suena feo, no sé por qué, pero por cualquier razón que desconozco no quiero que mi niña la sienta.

            Me cuenta historias muy bonitas, en las que aparecen un montón de personas que me quieren mientras las va señalando con sus dedos en un libro que es inacabable: una, dos, tres… ¡Son tantas! que no conseguimos verlas todas con lo que, de nuevo, tiene que regresar el día en el que mi silueta queda escondida bajo un jardín florido. ¡Ojala fuera siempre miércoles!

            Hoy voy a portarme bien, voy a decirle a mi cabeza que  por favor entre en razón y no se obceque en parecer desmemoriada. Es como una niña caprichosa que quiere manejarme a su antojo; por eso  tengo que enseñarle a ser más sensata, más prudente en sus actos, a tener buen juicio o no podremos permanecer por más tiempo en Grado II; y eso sí que me da terror porque entonces Amalia dejará de ser Amalia, o Clara, o Begoña… Dejará de ser mi Soledad. Morirá y yo tendré que presenciar su muerte como he hecho con otros antes; pero a ella no quiero renunciar, es lo único que me une a un beso, a unos ojos alegres.

            Un hombre vestido de blanco todo él me pregunta por qué me he puesto este vestido: «Soledad… hoy deberías de haberte puesto la falda azul… es jueves ¿no te has acordado?». Pero yo no quiero que sea jueves, no quiero; Marta viene a verme hoy o ¿viene mañana…? ¡Sí, es mañana, cómo me he podido confundir! Me desvisto corriendo y lo cuelgo en su percha; un día de estos o de aquellos las flores volverán a revolotear a mi alrededor y entonces mi rostro dibujará una gran sonrisa aunque no sepa realmente por qué lo hace.

1 comentario en “EN UN MUNDO VACÍO.”

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s