Blog

Una historia más.

Amigas mías.

FB_IMG_1576669293245

Elia castro Gordillo

 

 

18

No sé si he hecho bien, pero ya no puedo dar marcha atrás. Las agujas del reloj siguen su marcha impertérritas ante mi preocupación por lo que voy a hacer. Cada minuto es una gota de sudor que recorre mi cuerpo acercándome a la hora que he decido que sea mi ejecución pública o al reconocimiento al coraje demostrado. Tengo que comenzar a vestirme, no son nada impuntuales y en esta ocasión como mediadora que soy no debería confirmar la fama que me precede.El reloj del salón marca las 6 h  con las Sigue leyendo “Una historia más.”

Una historia más.

Amigas mías

 

FB_IMG_1576669293245

 

 

 

 

16

 

Estoy desembalando el pedido que acaba de llegarme cuando a mis espaldas suena la campanilla de la puerta.

            —Buenos días… o buenas tardes… o buenas mediodías…

Me giro, la voz me es conocida y ¡cómo no! Es Nuria, inconfundible hasta en la forma de saludar.

            —¿Qué dices? —pregunto.

            —Nada, la verdad, es que siempre me hago un lío con lo de las horas… —Se queda pensativa—. ¿Antes de las 12 h se debe decir: ¡Buenos días! ¿no?… y después será ¡Buenas tardes! ¿verdad?… y no antes de las 20 h ¡Buenas noches!… Es así o no. Sigue leyendo “Una historia más.”

Una historia más…

Amigas mías

 

FB_IMG_1576669293245

Elia Castro Gordillo

 

 

 

 

14

 

No me encuentro con ánimos para hacer nada. Me quedaría echada en la cama todo el día. Lo que prometía ser un sábado estupendo, como hace tiempo, resultó ser de lo más espantoso. Me he despertado  como si fuese un lunes y tuviera que ir a trabajar. Después, cuando he mirado el reloj, he visto que no estaba la alarma puesta con lo que he deducido que hoy era domingo. Otro fin de semana a la basura. Me he vuelto a meter de nuevo en la cama y desde entonces continúo en ella. ¿Cuánto tiempo llevo? Exactamente no lo sé pero deben de ser horas y creo que mi intención es de seguir unas cuantas más. Sigue leyendo “Una historia más…”

Amigas mías…

Amigas mías

 

FB_IMG_1576669293245

Elia Castro Gordillo

 

 

 

12

 

            —Siento haberte llamado, pero no sabía qué hacer. Espero que no estuvieras ocupada.

            «¡Ocupada!». Por qué da por hecho, que no puedo estar; «¡ocupada!». ¡Joder, tan difícil es creer que puedo tener una vida más allá del trabajo y las clases de Kizomba! Me entran ganas de espetarle: «Sí, estaba ocupada. Con Cristóbal ¿recuerdas? ese con el que te besaste hace unas cuantas noches y que por eso no sabes ahora mismo dónde está tu marido. Si no tuvieras la lengua tan larga esto no estaría pasando». Y me quedaría tan a gusto ¡joder! —Gracias Nuria por introducir en mi vocabulario esa magnífica palabra.

          —No te preocupes, no era importante —pero sí que lo era y también que te deberías de preocupar—. Cuéntamelo todo.

            —Pero si ya te lo he contado todo. No hay nada más qué contar.  Ahora sólo quiero saber de su paradero, desde anoche no tengo noticias de él; estoy preocupada, se marchó con el coche y tengo miedo de que algo le haya podido suceder. Sólo tengo un whatsapp de Nuria a las 3.30 h de la madrugada diciéndome que no me preocupara que todo estaba bien. Desde entonces no he vuelto a saber nada más. Pero la verdad es que no he podido dormir casi nada. Sigue leyendo “Amigas mías…”

UNA HISTORIA MÁS…

Feliz-Navidad-Gifs-1

Os deseo una Feliz Navidad.

Ahí os dejo los dos siguientes capítulos de Amigas mías (inscrito en el Registro de la Propiedad Intelectual) Espero que os vaya gustando. ¡Gracias!

 

Amigas mías

 

 

FB_IMG_1576669293245

 

 

 

10

 

 

    —Me gustaría contarte ciertas cosas que he estado haciendo a espaldas tuyas.

            Patricia en un arranque de sinceridad  como el que tuvo conmigo estaba dispuesta a coger al toro por los cuernos, a esperarlo «a puerta gayola» recién sale del chiquero, sorteando la embestida incierta pero con furia para mostrarle el engaño. Sigue leyendo “UNA HISTORIA MÁS…”

Una historia más…

Hola a todos de nuevo:

Hace algún tiempo, comencé a escribir una pequeña historia en mi página, Peor es nada que se fue convirtiendo poco a poco en un libro titulado: Amigas mías. Los siete primeros capítulos de los treinta y uno que la componen los compartí con vosotros dejando de hacerlo para dedicarme más de lleno en la labor de escribirla más pausadamente. Ahora, una vez terminada, he decido regalárosla en forma de dos capítulos por semana. Os dejo la sinopsis para que tengáis una pequeña visión en conjunto de la novela:

Cuatro mujeres —Sofía, Julia, Nuria y Patricia—, se verán obligadas a poner  a prueba su amistad debido a una serie de circunstancias que las envolverán complicando su relación. Amor, engaño, traición, envida, dolor… son algunos de los sentimientos y emociones que llegarán a sentir en ese momento en que sus vidas está más alborotada que nunca.

¿Serán capaces de sobreponerse y continuar con la amistad que desde años las ha unido? O por el contrario ¿tomarán caminos distintos, haciendo que se transformen en simples desconocidas?

Un reto que se irá desgranando a lo largo de la novela, dependiendo de las decisiones que sus protagonistas vayan tomando.

Comenzamos con los siete primeros capítulos —para recordar— y dos más. ¡Ahí van! Espero que os guste. Para hacer algún comentario: marelia69.wordpress.com o bien en la página Peor es nada. ¡¡Gracias!!

Como siempre, agradecer a mi buen amigo Antonio Hernández Moreno por la foto de la portada.

 

 

Amigas mías

 

FB_IMG_1576669293245

Elia Castro Gordillo

 


 

 

 

 

 

1

La tarde estaba transcurriendo con total normalidad, las cuatro mujeres allí presentes habíamos acudido a nuestra cita semanal  como era de costumbre desde hacía ya  más de una década. Era una cita obligada y que solo por circunstancias de fuerza mayor podíamos eludir. Estábamos en casa de Nuria —esa tarde era la encargada de  preparar nuestra reunión— cuando  a Julia le pareció una idea estupenda lo de espetarnos sin más que iba a dejar a Cristóbal: Sigue leyendo “Una historia más…”

DESENTENDERSE.

 

FB_IMG_1574343914300

                                                        Foto de Amalia J. Catena.

 

 

Desapareció como agua por el desagüe, como viento que azota, como lluvia que empapa pero no moja, como sol que abrasa… como los días que nos tuvimos envilecidos por el afán de prolongar lo inexistente. Sigue leyendo “DESENTENDERSE.”